Escribir como terapia

 

Escribir como terapia

 

 

 

 

Una vez alguien me dijo que escribiera.

¿Por qué escribir?

Cuando estás deprimido y no ves la luz, cuesta trabajo hablar. Hablar de casi todo, pero de lo que te está pasando en esos momentos, más.  Es tan tan personal lo que pasa por tu cabeza que no sabes ni por dónde empezar. Y eso si encuentras a alguien que te genere confianza suficiente como para abrirte.

Para eso están los psicólogos. Nada de lo que les cuentes les va a sorprender tanto como crees. Nuestra cabeza tiene mucha basura (pensamientos negativos, remordimientos, culpas, miedos…) acumulada, pero eso ya lo han visto antes de alguna forma similar. Están preparados para escucharte, entenderte, ayudarte y NUNCA juzgarte.

Pero cabe la posibilidad de que en el momento que más falta te hace, el psicólogo no esté disponible. Siempre es positivo desahogarse y por eso y como terapia te recomiendo que escribas.

Una buena recomendación

Como decía al principio, una vez alguien me dijo que escribiera. Una vez, cuando me sentía tan mal y tan incomprendida que pensaba que nadie me podía ayudar, empecé a escribir lo que iba pasando por mi cabeza. Mientras escribía pensaba:

“La persona que más me puede ayudar es la misma que escribe. No hay nadie que conozca tan bien mis secretos, mis pensamientos, mis inquietudes, mis miedos. Empiezo a notarlo. El corazón va aflojando el ritmo a la vez que el texto aumenta. Voy llegando a la calma. Y aún ni siquiera he empezado a hablar, o mejor dicho, a escribir de lo que me preocupa. Escribir es increíble. Empieza a gustarme más que hablar. Salen otras palabras y tiene otro ritmo. Me vienen ya pensamientos positivos. Palabras que relaciono con otras que traen recuerdos agradables. Escribo por y para mí, porque esto me ayuda.”

Escribir me ayudó en aquella ocasión y desde entonces lo hago cuando es necesario. Y funciona.

¿Yo también puedo hacerlo?

Escribir es terapia. Para mí lo es y estoy segura de que hay muchos que  opinan igual que yo. Y me refiero a escribir y punto. Ya sea libro, artículo de opinión, una carta o una hoja sucia con un montón de frases que van saliendo casi sin querer.

En aquella ocasión lo utilicé para desahogarme y volver a la calma, pero en general escribir es genial para muchas cosas. Pruébalo.

¿Qué más da si a alguien no le gusta? ¿Qué más me da si no le gusta a nadie? Es para ti.

Escribir es para todos. Tengas o no la formación específica. Tengas o no faltas de ortografía. Buena o mala letra. Uses palabras exquisitas o las más vulgares.

Escribe en tu ordenador, en tu tableta, en una libreta, en tu móvil o donde quieras. Es igual de efectivo.

¿Por qué ayuda escribir?

Si lo pruebas verás cómo te ayuda. Notarás que los problemas que escribes disminuyen de tamaño hasta ser una palabra muy pequeñita en un mar de letras.

Lo verás de otro modo. Quizás menos importante de lo que parecía. A lo mejor ahora te ves capaz de solucionarlo o gestionarlo.

Notarás como tu ansiedad disminuye. Cómo tus nervios se reducen. Empezarás a ver las cosas desde otra perspectiva más clara, más objetiva.

Una vez que lo has escrito ya lo has echado fuera de alguna manera. Si antes no se lo habías contado a nadie, al escribirlo ya hay una constancia. Has identificado el problema, que es el primer paso para ponerle solución.

Hazme caso. Escribe.

Publicado en RECURSOS | Etiquetado , | Deja un comentario

Cómo superar una recaída

 Cómo superar una recaída

El proceso de planificación de nuevos objetivos

A lo largo de nuestra vida nos marcaremos numerosos objetivos. Algunos relacionados con la salud física, como adelgazar o comer más sano. Otros de orden y organización, como mantener nuestras cosas cada una en su lugar, el coche limpio, tener los documentos organizados o (y esto le pasa a miles de estudiantes) llevar el estudio y los apuntes al día. Puede que relacionados con adicciones, como dejar de fumar o comprar sólo lo que necesitamos y no de forma compulsiva. Incluso escribir en nuestro diario.

Cuando nos macamos un objetivo lo primero que hacemos es planificar cómo lo vamos a hacer. Y nos ponemos a pensar en ello. Tenemos en cuenta los horarios, los costes y los materiales o utensilios que vamos a necesitar. Por ejemplo carpetas para los documentos, ropa deportiva para salir a correr, chicles y parches de nicotina para dejar de fumar…

Le damos cien vueltas al asunto. Lo planeamos con muchas ganas y con mucha voluntad de cumplirlo. Pero se nos suele olvidar una de las cosas más importantes: las recaídas.

Las recaídas son parte del proceso

En cualquier intento de hacer o algún cambio o introducir un nuevo hábito hay que tener en cuenta las recaídas porque pueden ser el motivo de que desistamos y abandonemos.

Suele pasar que después de una semana empezar una nueva rutina, un día no lo hacemos porque estamos cansados o porque no nos apetece o porque “ya lo haremos mañana”. Pero eso no es más que el comienzo del fin de ese objetivo que con tanta ilusión habíamos planeado.

Hay que tener muy en cuenta las recaídas. Podemos fallar, y eso no nos hace menos fuerte ni nos debe avergonzar. Simplemente hay que levantarse y continuar. Si lo cogemos por donde lo habíamos dejado antes de tropezar, todavía tendremos oportunidad de seguir adelante.

recaída

No cometas el error de volver al principio porque se hace más duro. En las dietas por ejemplo un fin de semana puede ser crucial. Empezamos bien el lunes y seguimos toda la semana hasta que el viernes por la noche nos la saltamos. Y en vez de seguir con nuestro plan el sábado, lo que hacemos es aprovechar el fin de semana para terminar de comer todo lo que nos apetece pensando que el lunes siguiente vamos a ser fuertes y vamos a empezar de cero ¡con el trabajo que costó el primer día! Al final recuperamos lo perdido y un poco más.

Si estás planeando algo en estos momentos, ya sabes que además de cómo vas a ir haciéndolo, tienes que tener un plan para las recaídas en los malos hábitos. Y el mejor plan suele ser darte cuenta del fallo, perdonarte el error y continuar por donde lo dejaste.

Las recaídas pueden indicar objetivos desproporcionados

Si tienes muchas recaídas puede ser que te hayas puesto objetivos muy duros. Revísalos y empieza paso a paso modificando y añadiendo hábitos y tareas sencillas que más adelante te lleven de forma natural y más sencilla a ese objetivo tan difícil.

Así que ya sabes, la mejor manera de superar una recaída es tenerla en cuenta antes de empezar y estar preparado.

Publicado en DESARROLLO PERSONAL | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ken Robinson – Las escuelas matan la creatividad

Vivimos en una sociedad con una oferta de formación muy amplia, pero ¿es la adecuada?

Pensemos en los cambios en los últimos 10-15 años. Redes sociales, comunicaciones rápidas, venta online… Esto por supuesto ha generado trabajos impensables hace 20 años. Entonces… ¿estamos preparando bien a los estudiantes en las escuelas?

Y por otra parte. A ser tan diferentes unos de otros ¿hacemos bien en educar a todos de la misma manera enseñándoles las mismas materias de la misma manera?

En el siguiente video, Ken Robinson hace una estupenda reflexión sobre cómo las escuelas tal y como están ahora pueden frenar la creatividad de algunos alumnos.

Publicado en VIDEOS | Etiquetado , | Deja un comentario

Crítica, rencor y envidia ¡cuidado!

Crítica, rencor y envidia ¡cuidado!

Crítica

“Mira por ahí va esa, ¡qué pintas lleva!”, dice una a miga a la otra. “Verdad, menuda pinta con esa ropa”, le contesta la otra. Y empieza un intercambio de críticas que suele durar hasta que se cambia de víctima.

Esta situación se da muy frecuentemente y nos parece de lo más normal. No nos damos cuenta del daño que hace al que critica, al que escucha y al que es criticado si se llega a enterar.

Las malas palabras generan sentimientos negativos. Hablar mal de otra persona por el gusto de criticar denota un punto de envidia e inseguridad que puede ser dañino para nosotros.

Si te fijas las personas con autoestima elevada y por lo tanto seguridad en sí mismas, no suelen hablar mal de los demás. No les hace falta. Están centradas en ser felices o intentarlo, sin pasar por encima de nadie.

Envidia

La envidia es un sentimiento muy perjudicial porque nos hace desear algo que tiene otro y desvalorar lo que tenemos nosotros. Cuando además vemos que no conseguimos lo mismo que la persona envidiada comenzamos a sentir rencor y resentimiento., Nos sentimos mal, le deseamos el mal y nos enoja que logre cosas, que le vaya bien en algo o incluso que le quede bien una camisa.

Rencor

Mientras sentimos rencor somos incapaces de ser plenamente felices. Es más, el rencor, la ira,  son sentimientos que suele causar enfermedades psicosomáticas. Por eso cuanto más lejos mejor.

Cómo evitarlos

Deja a los demás vivir su vida si no hacen daño a nadie y no seas tú mismo el que se daña. Habla de cosas positivas. Deja de centrarte en lo negativo y en los problemas que eso ya viene solo y no los llames tú.

Sé amable, sé tolerante, sé comprensivo y empático. Juzgar no trae nada positivo.

Podemos elegir lo que hacemos nosotros así que si eres tú el juzgado por otro, no dejes que eso te influya. No dejes de ser tú. Conserva tu esencia siempre porque no hay nadie igual. Quiérete y haz lo que te gusta mientras no perjudiques a nadie. Ponte lo que quieras sin pensar en qué dirán otros cuando te vean porque no se puede gustar a todos.

Si nos respetáramos un poco y dejásemos de lado las críticas, la envidia y el rencor, viviríamos en un mundo mejor.

Publicado en DESARROLLO PERSONAL | Deja un comentario

82 pequeños placeres de la vida

82 (sí sí 82) pequeños placeres de la vida.

Los pequeños placeres de la vida están en lo cotidiano y lo mejor es que muchos ¡son gratis!

Nos centramos en los problemas, el trabajo y las responsabilidades y nos olvidamos de vivir. A veces hay que parar y echar un vistazo a lo que tenemos para valorarlo. Apreciarlo. Saborearlo.

Cada uno es un mundo. Somos seres únicos e irrepetibles, pero en esta lista seguro que encuentras algo que puedas disfrutar.

 

Aquí dejo 82 para que completes la lista hasta el número que quieras.

PEQUEÑOS PLACERES DE LA VIDA

  1. Dormir con las sábanas recién lavadas
  2. Ir al cine y comer palomitas
  3. Pasear por la playa
  4. Leer un buen libro
  5. Terminar un trabajo
  6. Estrenar ropa
  7. Hacer un regalo a un ser querido
  8. Tomar un café con un amigo
  9. Un almuerzo en familia
  10. Jugar con tu mascota
  11. Recibir un piropo
  12. Besar a tu pareja
  13. Reirte de un buen chiste
  14. Un té calentito en invierno
  15. Cortarte el pelo
  16. Quedarte dormido viendo tu serie favorita
  17. Los 5 minutitos más
  18. Que alguien te diga que valora tu trabajo
  19. Recibir una buena noticia
  20. Ver salir el sol
  21. Una escapada de fin de semana
  22. Un masaje relajante
  23. Dormir en un buen hotel
  24. Mirar las estrellas
  25. Tener la casa limpia y ordenada
  26. Ilusionarte con el futuro
  27. Ver una película buena
  28. Tomar el sol
  29. Que te llamen para un trabajo
  30. Nadar en el mar
  31. Abrazar a tus hijos
  32. Colaborar con una buena causa
  33. Mirar fotografías antiguas
  34. Leer una carta escrita a mano
  35. Escuchar la música que te gusta mientras escribes una entrada en tu blog 😉
  36. Ir a un concierto de tu artista favorito
  37. Un plan improvisado
  38. Un helado cuando comienza el verano
  39. Una cena romántica con tu pareja
  40. Ver feliz a alguien que te importa
  41. Cocinar algo rico
  42. Coger a un bebé en brazos
  43. Que gane tu equipo
  44. Recordar anécdotas graciosas
  45. Bailar hasta que te duelan los pies
  46. Un baño caliente con espuma
  47. Ver una puesta de sol
  48. Mirar la lluvia desde la ventana
  49. Celebrar una noticia con champán
  50. Comer fruta fresca en verano
  51. Ir al teatro
  52. Pasar tiempo con los abuelos
  53. Despertar en el campo
  54. El olor a tierra mojada
  55. Un chocolate con churros
  56. Calentarte frente a la chimenea
  57. Salir con amigos
  58. Solucionar un problema
  59. Sentarte a la orilla de la playa
  60. Visitar un jardín bonito
  61. Ver el resultado de un gran esfuerzo
  62. Sacar la ropa de verano
  63. Quedarte en el sofá con la mantita
  64. Pedir comida a domicilio
  65. Ganar la partida de cartas
  66. Darte un capricho
  67. Trabajar en lo que te gusta
  68. Enterarte de que vas a ser madre/padre
  69. Despertarte al lado de alguien a quien quieres
  70. Ver una peli en la cama
  71. Ir a comprar chuches
  72. La sensación de después de hacer ejercicio
  73. Hacer relajación
  74. Tirarte a la piscina
  75. Quitarte los zapatos al llegar a casa
  76. La sensación de dientes limpios
  77. Usar tu perfume favorito
  78. Encontrar dinero en el pantalón
  79. Sentarte en una terraza al sol con una cerveza fresquita
  80. Salir muy bien en una foto
  81. Escuchar música en directo
  82. Sacar una buena nota en un examen

Publicado en DESARROLLO PERSONAL | Etiquetado | 2 comentarios

Discurso de Steve Jobs en Standford

Os dejo el discurso que Steve Jobs dio en Standford. Hace reflexionar acerca de varias cuestiones de suma importancia en nuestras vidas: los estudios, el trabajo, la vida y la muerte, las elecciones que debemos tomar en la vida y a dónde nos llevan, los cambios…

Espero que os inspire.

Publicado en VIDEOS | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Qué es la depresión?

Definición y síntomas de la depresión

Definición

La depresión es una enfermedad psíquica que se caracteriza por un sentimiento profundo de tristeza, una baja autoestima y una pérdida de interés por casi todo y por la vida en general. Hablado en términos más sencillos: te sientes triste e indefenso y nada te motiva. Dejas de ver el sentido de la vida.

Síntomas de la depresión

Los síntomas de la depresión son los que voy a añadir a continuación, aunque no es necesario cumplir todos para reconocer un episodio depresivo. [Ver: Síntomas de la depresión]

  • Tristeza (en niños y adolescentes puede ser irritabilidad).
  • Disminución del interés por cosas que antes producían placer.
  • Pérdida o ganancia de peso por una disminución o aumento del apetito.
  • Insomnio o hipersomnia (dificultad para dormir o hacerlo en exceso).
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor (Inquietud/nerviosismo o lentitud en los movimientos).
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa desproporcionados.
  • Dificultad para pensar o concentrarse y para tomar decisiones. (Inseguridad)
  • Pensamientos recurrentes de muerte.

¿Por qué nos deprimimos?

Seguro que conoces a alguien que ha pasado por uno o varios episodios depresivos, o puede que tú mismo/a lo hayas sufrido o lo estés pasando ahora. Es más común de lo que pensamos y, en general no significa que tengas ningún problema mental o que seas menos fuerte que otra persona. Puede, incluso, que no sepas cómo has llegado a sentirte así ni porqué.

En ocasiones no parece haber motivos o causas externas que expliquen el malestar. Esto puede deberse a un desajuste en los niveles de serotonina, aunque aún no se sabe con seguridad si niveles bajos de serotonina nos llevan a la depresión o es la depresión la que disminuye la serotonina. En este caso, en el que no parece haber causas externas, se suele hablar de depresión endógena. Es probable que la depresión posparto pueda explicarse por un cambio en los niveles hormonales, sin embargo otros opinan que puede explicarse por el cambio que el nacimiento genera en la vida de la madre.

Cuando pasamos por una serie de acontecimientos, para nosotros negativos, como una pérdida, estrés laboral, falta de motivación en la vida, desencuentros frecuentes, etc., hablamos de depresión exógena. Asumimos entonces que existen circunstancias externas que nos llevan a la depresión.

¿Sabes la buena noticia? Tanto una como la otra se pueden tratar.

La depresión tiene menos incidencia que los trastornos de ansiedad, sin embargo está muy ligada a ellos y a otros trastornos.

¿Qué puedo hacer?

Si crees que estás pasando por una depresión, contacta conmigo o con otro profesional a tu elección. Cuanto antes actúes, antes la superarás. Y no olvides que, aunque no tengas ganas (que es lo más normal), debes seguir las indicaciones de tu terapeuta para avanzar hacia la curación.

Publicado en TRISTEZA - DEPRESIÓN | Etiquetado , | Deja un comentario

Locus de control ¿a quién culpamos?

 

Locus de control

Pedro ha sacado un 4 en el examen final de economía. Cuando habla con sus padres les dice que había estudiado pero que fue muy difícil y por eso no lo ha aprobado.

Julia estudia la misma carrera y además trabaja a media jornada para pagarse sus estudios. También ha sacado un 4. Sin embargo ella se da cuenta de que si hubiera estudiado más horas habría aprobado el examen.

Pedro culpa a causas externas de su suspenso y Julia a causas internas. ¿Quién creéis que tiene más probabilidad de aprobar la recuperación del examen?

Este concepto psicológico se llama locus de control, e indica si una persona atribuye los resultados de los acontecimientos a causas internas o externas a él.

  • Locus de control interno: los eventos ocurren principalmente como resultado de nuestras acciones.
  • Locus de control externo: los eventos ocurren como resultado del azar, el destino o las acciones y decisiones de los demás.

Las personas con locus de control interno suelen hacerse responsables de lo que les ocurre, se dejan influenciar menos por las opiniones de los demás, suelen ser más felices y sentirse más eficaces, tienden a trabajar más para obtener buenos resultados y suelen tener éxito en su vida.

Las personas con locus de control externo, en cambio, suelen culpar a agentes externos de sus fracasos, sienten más indefensión y desesperanza, atribuyen sus buenos resultados a la suerte, no se sienten capaces de cambiar su situación y se dejan influenciar por las opiniones de los demás. En general se sienten más inseguros y son menos felices.

Cuando nos hacemos responsables de los acontecimientos que nos suceden, podemos tomar el control y cambiarlos. Mientras que si los atribuimos a causas externas, tenemos una actitud pasiva y nos conformaremos con lo que nos pase.

En el día a día podemos ver muchos ejemplos. La superstición es el ejemplo más claro de locus de control externo, pues atribuyen los resultados de los acontecimientos a la magia o a un ser superior.

Existen circunstancias que realmente no podemos cambiar y es mejor para nosotros aceptarlo, pero de eso hablaremos en otra entrada cuando veamos la teoría de la atribución causal.

Por otra parte, incluso en esas circunstancias que escapan a nuestro control, tenemos la última palabra, que es decidir cómo vamos a responder a ella y en qué medida vamos a dejar que nos afecte. Siempre tenemos una elección. Incluso es las circunstancias más adversas podemos elegir.

Y tú, ¿dónde sitúas tu locus de control?

Publicado en VOCABULARIO | Etiquetado , | Deja un comentario

Cómo actuar ante pensamientos negativos (segunda parte)

La otra noche cuando estaba en la cama preparada para dormir, tranquila y relajada me asaltaron pensamientos negativos sobre acontecimientos pasados. No es la primera vez que me pasa y no creo que sea la última. Tendemos a martirizarnos con nuestros errores.no puedo dormir

Es habitual que esto ocurra cuando menos lo esperamos. Estos pensamientos perturban nuestra tranquilidad. Son sobre algo que hemos hecho mal. Puede que aquella vez que hicimos el ridículo o que dijimos algo que no debíamos o que tratamos mal a alguien que no lo merecía.pensamientos

Como ya sabemos el pasado no se puede cambiar. Además los pensamientos que intentamos evitar suelen volver con más fuerza. ¿Qué opción nos queda?

Cuando los pensamientos negativos llegan sin avisar y nos hacen sentirnos mal y experimentar vergüenza, humillación y culpabilidad, haremos lo siguiente:

  • Identificar el recuerdo concreto lo mejor posible (si es posible escribirlo) y repetir: “Esto pertenece al pasado y no puede hacerme daño en el presente. Yo ya no soy aquella persona, sino una versión actualizada, mejorada y más madura. Los errores son aprendizaje y contribuyen a mi desarrollo personal. Aprenderé de aquella situación y dejaré de recordarlo como algo malo y negativo para convertirlo en aprendizaje.”
  • Si el recuerdo es sobre alguien y crees que requiere una disculpa, nunca es tarde para hacerlo.
  • Si sucedió con alguna persona con la que ya no tienes oportunidad de hablar, puedes utilizar la técnica de la silla vacía o la carta. Así podrás desahogarte y reducir o eliminar la carga que causa la culpa.
  • Otra opción para los pensamientos negativos, que es sencilla y divertida, es reírnos de ellos. Podemos enfrentarlos diciendo “eres ridículo, me das risa…” Y sustituirlos por pensamientos positivos acerca de nuestros planes de futuro por ejemplo.

pensamiento negativoElijas la opción que elijas, no trates de evitarlos porque volverán a molestarte con más fuerza.

Cuando analizamos comportamientos pasados en el presente los vemos desde otra perspectiva. Podemos ver más claras las causas que nos llevaron a actuar de aquella manera. Será por tanto más sencillo aceptar nuestro error y superarlo de una vez.

Podemos sacar algo muy positivo de todo esto: eliminar cargas emocionales negativas.

Publicado en RECURSOS | Etiquetado | Deja un comentario

Cómo cumplir tus propósitos sin esfuerzo

En diciembre, todos los años me planteo mi vida. Lo que tengo, lo que soy y lo que quiero ser.  Al terminar el año tengo una lista, en papel o en la cabeza, de los propósitos para el año nuevo. Un ejemplo común puede ser el siguiente:

año nuevo

Este año…

-Voy a perder 5 kg para quedarme en mi peso ideal.
-Voy a aprender inglés.
-Voy a levantarme más temprano para aprovechar más el día.
-Voy a ser más ordenado/a y mantener la casa recogida.
-Voy a pasar más tiempo con mis hijos.
-Voy a visitar más a los abuelos.
-Voy a comer más sano.
-Voy a apuntarme al gimnasio.
-Etcétera.

Sé que a muchos hacéis lo mismo, porque son cosas que se comentan hablando con la familia o los amigos.

La mayoría de estos propósitos no sobreviven al primer mes. Eso, si es que empezamos a hacerlos. Siempre encontramos excusas para volver a hacer lo de antes. Los cambios cuestan. Además, los primeros días del año siguen siendo parte de las fiestas navideñas y los propósitos relacionados con comida sana y ejercicio se quedan en una mínima intención que no va a más.

Pero queremos cambiar. Queremos mejorar nuestra vida y sentirnos bien con nosotros mismos. Nos imaginamos haciendo todas esas cosas y nos gusta lo que vemos. Quizás lo estemos haciendo mal ¿no?

¿Cómo lo hacen los que lo consiguen? ¿Cuál es su secreto? El secreto está en pequeños cambios que nos lleven a lo que queremos conseguir. Crear hábitos para que lo hagamos como parte de la rutina y no nos cueste tanto. Y hacerlo poco a poco porque de otra manera no podremos mantenerlos por mucho tiempo.

Podemos revisar nuestros propósitos para el nuevo año e ir introduciendo esos hábitos.

Tomando como ejemplo la lista de arriba vamos a hacer una prueba:

  • Por ejemplo el de comer más sano, que puede ser muy radical o muy sencillo. propósitoSi hacemos un cambio en una de las comidas del día, como por ejemplo tomar una pequeña porción de ensalada antes de la comida principal del almuerzo, o tomar una pieza de fruta entre comidas, o acompañar la carne con unas verduras en lugar de patatas fritas… Sólo una de esas cosas ya nos está llevando a comer más sano y no nos prohíbe nada de lo que hacemos hasta ahora. A su vez nos ayuda con otro de los propósitos, que es perder unos kilos.
  • Otro puede ser el eterno “me apunto al gimnasio”. Vamos a ser realistas y a llevarlo a nuestra rutina y nuestro tipo de vida y vamos a introducir el hábito de caminar a diario un tiempo o distancia a elegir. Podemos también compaginarlo con algo que nos guste hacer o hacerlo en compañía de algún amigo o familiar y pasar un rato agradable a la vez que nos estamos moviendo. Y más adelante quizás nos sintamos con ganas y energía para salir a correr, apuntarnos a alguna actividad deportiva o al gimnasio.ejercicio

Como casi todo, esto es cuestión de organizarse. El hecho de que hayas marcado unas pautas no significa que no las puedas modificar. Puedes ir adaptando tus nuevos hábitos según veas qué te viene mejor o según vaya cambiado tu rutina.

Parece más sencillo ahora ¿verdad? Somos capaces de todo. Es cuestión de querer y organizarse. De ir paso a paso en lugar de ser radicales. Pruébalo.

Publicado en DESARROLLO PERSONAL | Etiquetado | Deja un comentario