Cómo actuar ante pensamientos negativos (segunda parte)

La otra noche cuando estaba en la cama preparada para dormir, tranquila y relajada me asaltaron pensamientos negativos sobre acontecimientos pasados. No es la primera vez que me pasa y no creo que sea la última. Tendemos a martirizarnos con nuestros errores.no puedo dormir

Es habitual que esto ocurra cuando menos lo esperamos. Estos pensamientos perturban nuestra tranquilidad. Son sobre algo que hemos hecho mal. Puede que aquella vez que hicimos el ridículo o que dijimos algo que no debíamos o que tratamos mal a alguien que no lo merecía.pensamientos

Como ya sabemos el pasado no se puede cambiar. Además los pensamientos que intentamos evitar suelen volver con más fuerza. ¿Qué opción nos queda?

Cuando los pensamientos negativos llegan sin avisar y nos hacen sentirnos mal y experimentar vergüenza, humillación y culpabilidad, haremos lo siguiente:

  • Identificar el recuerdo concreto lo mejor posible (si es posible escribirlo) y repetir: “Esto pertenece al pasado y no puede hacerme daño en el presente. Yo ya no soy aquella persona, sino una versión actualizada, mejorada y más madura. Los errores son aprendizaje y contribuyen a mi desarrollo personal. Aprenderé de aquella situación y dejaré de recordarlo como algo malo y negativo para convertirlo en aprendizaje.”
  • Si el recuerdo es sobre alguien y crees que requiere una disculpa, nunca es tarde para hacerlo.
  • Si sucedió con alguna persona con la que ya no tienes oportunidad de hablar, puedes utilizar la técnica de la silla vacía o la carta. Así podrás desahogarte y reducir o eliminar la carga que causa la culpa.
  • Otra opción para los pensamientos negativos, que es sencilla y divertida, es reírnos de ellos. Podemos enfrentarlos diciendo “eres ridículo, me das risa…” Y sustituirlos por pensamientos positivos acerca de nuestros planes de futuro por ejemplo.

pensamiento negativoElijas la opción que elijas, no trates de evitarlos porque volverán a molestarte con más fuerza.

Cuando analizamos comportamientos pasados en el presente los vemos desde otra perspectiva. Podemos ver más claras las causas que nos llevaron a actuar de aquella manera. Será por tanto más sencillo aceptar nuestro error y superarlo de una vez.

Podemos sacar algo muy positivo de todo esto: eliminar cargas emocionales negativas.

Esta entrada fue publicada en RECURSOS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *