Días de bajón emocional

A veces cuando despierto me siento pequeña e indefensa. Todo me parece grande, difícil. Las cosas cotidianas se me hacen un mundo. No quiero levantarme de la cama, ni vestirme, ni mucho menos salir a la calle a enfrentarme a la vida. inseguridad

Tengo sensación de miedo, de que me voy a equivocar y me van a juzgar. Me siento tremendamente insegura.

Cuando no hay más remedio salgo a rastras a la calle y agacho la cabeza. Es habitual utilizar complementos para esconder el rostro, como gafas de sol, gorras o sombreros. La gente me mira. Me muevo con miedo, con cuidado e intentando pasar desapercibida. Un momento ¿la gente me mira? ¿no tendrán otra cosa mejor que hacer que mirarme? ¿Es posible que mi falta de seguridad y mis miedos me hagan actuar así? Claro que lo es.

miedo

Los demás no se pasan el día esperando a ver lo que hacemos para criticarnos (al menos la mayoría, porque a veces hay alguien por ahí movido por la envidia y los celos que sí que están pendientes de nuestros tropiezos, pero esos no nos interesan ni nos afectan). Esto puede mejorar y mejorará en cuanto yo tome la decisión. Soy dueña de mi mente, yo elijo cómo enfrentarme al día a día y cómo me afectan las cosas.

Esos días en los que me levanto insegura, elijo mirarme al espejo y decirme lo que valgo yarreglarse lo que me quiero para no olvidarlo. Elijo pensar en las cosas buenas que he hecho para sentirme bien. Elijo vestirme y ponerme guapa, nada de quedarme en la cama lamentándome. Elijo salir a la calle con la cabeza alta y sonriendo aunque al principio no tenga ganas, la conducta precede a la emoción y si sonríes te sentirás mejor. Y por supuesto elijo disfrutar de ese día porque será irrepetible, no tendré más oportunidades de vivirlo. Disfrutaré de las cosas buenas que me pasen y aprenderé de las demás. Y por la noche miraré mi jornada con perspectiva y me sentiré reconfortada por haber tomado la decisión, sin ánimo ni ganas, de convertir el obstáculo en experiencia y aprendizaje.

Y así es como hay que hacerlo. Habrá días que cueste más, pero tú puedes más que eso. Permítete un descanso de vez en cuando pero que sea porque tú lo eliges y no porque te pueda el exterior. Recuerda que es muy difícil o casi imposible cambiar el entorno, pero cambiar tu manera de verlo y elegir como te afecta, es posible.

Los miedos no son más que falta de seguridad en ti mismo/a, por eso debes trabajarlo con asiduidad. Así no dejarás que te frene en la consecución de objetivos.

Que disfrutéis del fin de semana.

Esta entrada fue publicada en PSICODIARIO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Días de bajón emocional

  1. Suhail Corredor dijo:

    Excelente consejo… me gustaria mas de sus consejos.

    • admin dijo:

      Poco a poco iré ampliando la información en el blog. Si tienes alguna consulta personal no dudes en escribirme. Gracias por tu comentario

  2. carlos dijo:

    apena estoy leyendo tu blog y esta muy interesante saludos y sigue blogueando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *