EL PERDÓN I (PERDONAR NO ES…)

Uno de los obstáculos para sentirnos felices es el rencor, por eso quiero dedicar varios post a hablar del perdón. Vamos a empezar por averiguar lo que no es perdonar para más adelante centrarnos en porqué hacerlo y cómo conseguirlo, ya que no es fácil y es un proceso que requiere voluntad y una decisión firme.

Perdonar

  • Perdonar no es dejar que nos hagan daño, no es querernos menos y no es dejarnos vencer. El perdón es por y para nosotros. Nos libera de los sentimientos negativos que nos produce el resentimiento. Sentimientos que a la larga nos pueden hacer mucho daño, nos pueden hacer pasar noches en vela, nos pueden atormentar en los momentos más inesperados y de hecho pueden hacernos dar a nuestra vida un rumbo equivocado camino a la venganza.
  • Para perdonar no es necesario que el agresor nos lo pida. En un momento determinado puede aliviarnos ver arrepentimiento en él pero no es una condición necesaria ni suficiente para que podamos dejar ir nuestro dolor.
  • Perdonar no quiere decir olvidar, pues al fin y al cabo toda situación es aprendizaje y como tal parte de nuestra experiencia y sabiduría y nos va a servir en el futuro para actuar adaptativamente en una situación similar. Esto no significa estar recordando constantemente a la otra persona el agravio ya que puede ser desencadenante de más sufrimiento tanto para uno como para otro.
  • Perdonar no es aguantar ofensas continuas. Deja ir a esa persona que te hace daño a sabiendas, ya sea porque disfruta con ello o porque piensa que es lo mejor para ti. No aguantes ningún tipo de maltrato, toma distancia y perdona.
  • Perdonar no conlleva reconciliarse con el agresor. Ya sea porque es una persona tóxica o por el simple hecho de que no ves arrepentimiento por su parte.
  • Para perdonar ni siquiera es necesario que esa persona esté entre nosotros. Muchas veces el agresor fallece pero el rencor se queda.
  • Perdonar no es excusar. Cuando alguien nos hace algo que nos perjudica de alguna manera puede ser con la intención de hacernos daño o a causa de una decisión que ha tomado sin pensar en la repercusión que tendrá para nosotros. Pues bien, perdona de cualquier forma no hace falta que busques porqués.

Espero que te sean útiles estos errores comunes en relación con el perdón. Más adelante veremos una serie de motivos que te acercarán a la liberación del rencor y el resentimiento.

Esta entrada fue publicada en DESARROLLO PERSONAL y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *