¿Qué es la depresión?

Definición y síntomas de la depresión

Definición

La depresión es una enfermedad psíquica que se caracteriza por un sentimiento profundo de tristeza, una baja autoestima y una pérdida de interés por casi todo y por la vida en general. Hablado en términos más sencillos: te sientes triste e indefenso y nada te motiva. Dejas de ver el sentido de la vida.

Síntomas de la depresión

Los síntomas de la depresión son los que voy a añadir a continuación, aunque no es necesario cumplir todos para reconocer un episodio depresivo. [Ver: Síntomas de la depresión]

  • Tristeza (en niños y adolescentes puede ser irritabilidad).
  • Disminución del interés por cosas que antes producían placer.
  • Pérdida o ganancia de peso por una disminución o aumento del apetito.
  • Insomnio o hipersomnia (dificultad para dormir o hacerlo en exceso).
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor (Inquietud/nerviosismo o lentitud en los movimientos).
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa desproporcionados.
  • Dificultad para pensar o concentrarse y para tomar decisiones. (Inseguridad)
  • Pensamientos recurrentes de muerte.

¿Por qué nos deprimimos?

Seguro que conoces a alguien que ha pasado por uno o varios episodios depresivos, o puede que tú mismo/a lo hayas sufrido o lo estés pasando ahora. Es más común de lo que pensamos y, en general no significa que tengas ningún problema mental o que seas menos fuerte que otra persona. Puede, incluso, que no sepas cómo has llegado a sentirte así ni porqué.

En ocasiones no parece haber motivos o causas externas que expliquen el malestar. Esto puede deberse a un desajuste en los niveles de serotonina, aunque aún no se sabe con seguridad si niveles bajos de serotonina nos llevan a la depresión o es la depresión la que disminuye la serotonina. En este caso, en el que no parece haber causas externas, se suele hablar de depresión endógena. Es probable que la depresión posparto pueda explicarse por un cambio en los niveles hormonales, sin embargo otros opinan que puede explicarse por el cambio que el nacimiento genera en la vida de la madre.

Cuando pasamos por una serie de acontecimientos, para nosotros negativos, como una pérdida, estrés laboral, falta de motivación en la vida, desencuentros frecuentes, etc., hablamos de depresión exógena. Asumimos entonces que existen circunstancias externas que nos llevan a la depresión.

¿Sabes la buena noticia? Tanto una como la otra se pueden tratar.

La depresión tiene menos incidencia que los trastornos de ansiedad, sin embargo está muy ligada a ellos y a otros trastornos.

¿Qué puedo hacer?

Si crees que estás pasando por una depresión, contacta conmigo o con otro profesional a tu elección. Cuanto antes actúes, antes la superarás. Y no olvides que, aunque no tengas ganas (que es lo más normal), debes seguir las indicaciones de tu terapeuta para avanzar hacia la curación.

Esta entrada fue publicada en TRISTEZA - DEPRESIÓN y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *