Cómo comunicar a mis hijos la muerte de un ser querido

La muerte de un ser querido es una experiencia triste y traumática. El tener que explicarle a nuestros hijos que alguien se ha ido para siempre resulta complicado. Por eso en este artículo os presento algunas orientaciones sobre cómo comunicar a tus hijos la muerte de un ser querido.

Cómo hablar sobre la muerte con mis hijos

  • Debemos tener en cuenta la edad del pequeño o la pequeña y su nivel de desarrollo. No podemos usar las mismas palabras con un niño de 3 años que con uno de 9, por lo que adaptaremos  las explicaciones.
  • La vida y la muerte son conceptos ligados. No existe vida sin muerte ni muerte sin vida por lo que podemos aprovechar y hablarle de la vida y de todo lo que significa.   
  • Si ha fallecido una persona del entorno del niño, le comunicaremos la noticia lo antes posible, sin mentirle y transmitiendo confianza y tranquilidad. Cuando el niño es muy pequeño conviene que siga con sus rutinas. En el caso de niños más mayores quizás necesiten unos días para asimilar la noticia pero es importante volver a la rutina lo antes posible.
  • Cuando hablemos sobre la muerte con nuestros hijos a éste le surgirán muchas preguntas. Es importante que respondamos con sinceridad y aclaremos sus dudas para que no se obsesione con el tema.
  • Existen muchos libros, que nos ayudan a hablar sobre la muerte a los niños y niñas, con historias y un lenguaje adaptado a su edad. Al final del artículo os dejo algunos.

Emociones asociadas a la muerte

Cuando hablemos con nuestros hijos sobre la muerte, será una buena oportunidad hablar sobre las emociones asociadas. Podemos explicarles que cuando un ser querido fallece nos sentimos tristes y que eso es normal y es bueno expresarlo. También pueden sentir miedo o incertidumbre, así que responderemos a las preguntas que les surjan con naturalidad utilizando un tono de voz calmado que les transmita seguridad.

El duelo en los niños

Con la muerte se inicia el proceso de duelo y en los niños también ocurre así.

La despedida es el primer paso del proceso y debemos tener en cuenta los deseos del niño. Quizás quieran participar los rituales de despedida de los adultos (ceremonia religiosa o de otro tipo). Antes de ir les explicaremos en qué consiste y si deciden ir, los acompañaremos en todo momento evitando que se quede solo y contestando a sus preguntas con atención y cariño. También podemos confeccionar con ellos una despedida a su forma. Quizás hablar sobre esa persona, visitar algún sitio importante para él o escribirle una carta.

Los niños pasarán por sus propias fases de duelo y debéis permitírselo y acompañarlo en las mismas. Puede que se enfaden al principio y luego pasen a estar tristes. Cada uno responderá a su manera. Es importante seguir sus rutinas lo antes posible, informar a otras personas que pasen tiempo con el menor (profesores, abuelos, etc) y establecer una comunicación para ver su evolución.

Libros de interés:

  • La isla del abuelo. Benji Davies (3 a 6 años). Leo quiere a su abuelo. Y el abuelo quiere a Leo. Y eso no cambiará nunca. Un libro precioso y reconfortante que nos muestra cómo las personas a las que queremos permanecen siempre cerca, sin importar lo lejos que estén.
  • Para siempre. Camino García (3 a 6 años) Para siempre es un libro que permite hablar con los niños acerca de la muerte y explicar, de manera natural, que existe un ciclo que siguen todos los seres vivos.
  • El árbol de los recuerdos. Britta Teckentrup. (4 a 7 años) Zorro había tenido una vida larga y feliz, pero ahora estaba cansado. Observó su querido bosque una última vez, cerró los ojos y se quedó dormido para siempre.
  • Dónde está el abuelo. Mar Cortina (6 a 9 años) Los abuelos, las abuelas y otras personas que queremos, mueren y nos dejan. La muerte acompaña la vida, forma parte de ella. Educar para vivir reclama también, como dicen los expertos, contemplar serenamente la idea de la muerte.
  • Yo siempre te querré. Hans Wilhelm (6 a 9 años). Este libro es la historia de Elfi, la mejor perrita del mundo. Y también de la profunda amistad entre un niño y un perro. Se crían juntos, pero Elfi crece más deprisa que su joven dueño, y después de una feliz vida de perro llega el momento en que Elfi se despide para siempre. Este libro muestra sobre todo la importancia que tiene expresar los sentimientos.
  • Jack y la muerte. Tim Bowley (9 a 12 años). Jack se encuentra con la Muerte y, al intuir que va a buscar a su madre, que está enferma, trama un plan para librarse de ella. Con increíble astucia, consigue atrapar al siniestro personaje en un frasco; pero las consecuencias de este encierro serán imprevisibles… En esta versión del cuento tradicional británico se enfatiza la idea de presentar la muerte no como enemiga de la vida, sino como la otra cara de una misma moneda: una no existiría sin la otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.